Las palabras coloreadas amplían informacion mediante un clic. No se permite hacer uso de fotos o texto.

martes, 26 de diciembre de 2023

HOLCUS LANATUS

Holcus lanatus      Heno blanco

Una hierba intrigante para estimular la curiosidad mientras cambiamos de año

Holcus lanatus      Heno blanco

    “Nos tragamos el año. Nos comemos la primavera y el verano y el otoño. Estamos esperando a que crezca algo para luego comérnoslo” dice Merricat. Y sí, nos hemos comido un año y estamos a la espera de su término para pasar al siguiente comiendo uvas. 
    -¿Que quién es Merricat? -Merricat sería sólo una atrevida muchacha de campo, si no fuera tan aficionada a los venenos como para ser una devota de la Amanita phalloides, la oronja mortal… y a mezclar en la ensalada Holcus lanatus, llamado heno blanco, muy rico en ácido cianhídrico”, según nos la presentó Shirley Jackson en "Siempre hemos vivido en el castillo", su último relato de suspense irreal.

Holcus lanatus      Heno blanco
    Que quede claro que no se me habría ocurrido adornar las ensaladas veraniegas con granos de heno blanco: no me salgo de lo habitual al preparar ensaladas y no conocía que el heno blanco fuera venenoso. Tampoco es que me hubiera fijado especialmente en esta gramínea, otra más de las muchas silvestre que se ven por los ribazos. Fue el intrigante relato de Jackson el que hizo que dirigiera mi curiosidad hacia ella y conociera algunos de los numerosos estudios publicados sobre sus cualidades biológicas y valores ambientalistas.

Holcus lanatus      Heno blanco
    He dicho ribazos, pero el heno blanco prefiere sitios que tengan una cierta humedad en la época cálida y los ribazos de por aquí no lo son precisamente en verano. Las inmediaciones de la depuradora y un pequeño humedal de Yesa son lugares en los que la he visto florida en junio.
 
Holcus lanatus      Heno blanco
    Aunque es una planta originaria de los frescos pastos europeos, ha tenido una amplia difusión por todo el globo terráqueo templado. Parece, además, que esta difusión no tiene demasiados años, que ha sido promovida para favorecer la ganadería extensiva sudamericana o australiana y ¡qué caramba! con el cambio climático aparece hasta en Alaska.

Holcus lanatus      Heno blanco
    En contraste con esta acogida favorable, hay otras zonas donde la consideran una maleza dañina para el mantenimiento de la flora regional y suponen que es nociva para el ganado. ¿Será cierto que el cianhídrico tampoco les sienta bien a las vacas? Si el heno blanco les resulta, digamos, algo indigesto, es por no disponer del modesto aparato digestivo de la mariposa de los muros (Pararge aegeria), que en modo alguno le hace ascos.

Holcus lanatus      Heno blanco
    Si el cianhídrico no fuera suficiente, le podemos añadir arsénico y otros metales pesados a la lista de elementos venenosos que pueden recoger las raíces de este inocente heno blanco. Estos metales insanos pasan en mínimas cantidades a la parte aérea de la planta, debido a la actividad inhibidora de las fitoquelatinas. Con tan eficaces protectoras, las Holcus son empleadas en la descontaminación de terrenos echados a perder, sin necesidad de dotarlas de mascarillas.
     
Holcus lanatus      Heno blanco       Semilla
    Algo de esto debió intuir el naturalista romano Plinio el Viejo cuando recomendaba colocar emplastos de estas plantas en la cabeza o junto al brazo para extraer de ellos ¡aristas! ¿Serían espinas? Así lo dejó escrito para la posteridad en su magna obra “Historia natural” (lib. XXVII, cap. X), según traducción de Geronimo de Huerta, Medico de su Magestad y Familiar del Santo Oficio de la Inquisición. Plinio indicaba que la razón de esta virtud está en el mismo nombre, Holcus, de origen griego, que significa extraer. Quizá, la espina ganchuda que tienen las envolturas erizadas de las semillas le diera la idea de aplicarle ese nombre. ¡La Inquisición dixit!

Holcus lanatus      Heno blanco
Pasamos de año y he pasado del arte literario de envenenar, 
a terminar saneando el medio ambiente con la venia inquisitorial

Holcus lanatus      Heno blanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario