AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

martes, 23 de julio de 2019

- IRIS SPURIA


Lirios en tierra hostil… o no tanto
    
Iris spuria / Chamaeiris reichenbachiana
Iris spuria / Chamaeiris reichenbachiana


“Bien. Además, teníamos los lirios, que crecen hermosos y frescos sobre sus largos tallos, como vidrio soplado, como una acuarela congelada por un instante en una mancha azul celeste, malva claro, y los más oscuros, aterciopelados y purpúreos…” Margaret Atwood. El cuento de la criada, pág. 216.
En esta acongojante distopía, Atwood imagina una inasumible reordenación social en un desconcertante entorno natural bucólico. 
Hoy en día, sin embargo, ¿no parece más probable la amenaza inversa? ¿No parece más inminente que las alteraciones de los espacios naturales van a resultar fatales para esta sociedad alegre y confiada?





Iris spuria / Chamaeiris reichenbachiana

Un pequeño botón de muestra de la alteración de nuestro entorno natural es que se llame ahora Fuente de la Padul a la conocida hace años como Fuente de los Lirios. Y como próxima a La Padul, tenemos La Paduleta, me pregunto qué será una padul. 
¿Quizá, un plantío de lirios?
Al acercarse uno a la fuente, ve dos grandes fresnos y un abrevadero con agua verdosa por las algas y con el caño de la fuente taponado. Pero no, no verá una padul: no encontrará un espacio encharcado, un humedal. Y ya desaparecidos los lirios, me basta con sólo una incógnita léxica o toponímica. ¡Qué más da!

Iris spuria / Chamaeiris reichenbachiana



¡Alto, alto, que no todo está perdido! 
Si La Padul, en tanto que humedal, está perdida para hacer florecer lirios, la especie espuria, la bastarda, es capaz de abrir sus pétalos también en otro tipo de terrenos. 
Cerquita está El Saso, campos sembrados de guijarros, donde las viñas hacen reverdecen sus pámpanos cada primavera. Y es ahí, precisamente, donde ahora encuentro estos lirios, recordados al leer el texto de Atwood. Y en ese saso es donde los lirios bastardos muestran su capacidad de resiliencia, extendiendo sus rizomas y raíces fibrosas bajo los chinarros para aprovechar así la humedad primaveral.
Iris spuria / Chamaeiris reichenbachiana







Pues bien, si a los paseantes nos basta con quedar encantados con la vista de estos lirios primorosos, a los investigadores, sin embargo, sus primores los llevan a mirar las raíces. Cuando científicos indios de Kachemira han analizado las raíces de estos lirios, han encontrado componentes bioquímicos que protegen los tejidos hepáticos. Y más recientemente otros científicos de la Universidad de Madurai al sur del país han aislado glucósidos que tienen efectos protectores sobre los riñones y que rebajan los niveles glucémicos. Es sorprendente que estas investigaciones se hagan en La India, en donde no disponen de estas plantas en estado silvestre, según el mapa del GBIF.



Iris spuria / Chamaeiris reichenbachiana



Al contrario que los daneses del GBIF, los ingleses de Kew garden, que lo tienen bien pateado, han podido constatar la presencia de estos lirios en  países asiáticos, como Pakistán
Así pues, no sería de extrañar que, dado el empleo ornamental de estos lirios, los vieran en los jardines de esas universidades indias, dada su resistencia a la sequía. 
Y ya puestos, unos y otros se han ocupado del estudio de los cariotipos según su distribución euroasiática o de las enfermedades que les producen gorgojos, polillas u hongos. 
¡Que hay que tener contentos también a los jardineros!


Con los lirios bastardos, de la distopía social a la utopía del bienestar general
   
Iris spuria / Chamaeiris reichenbachiana

1 comentario:

  1. Interesante relato del Lirio, con un intermedio y se vislumbra, para la farmacopea, un final feliz, al encontrarse sustancias beneficiosas, protectores de tejidos hepáticos y riñones. Parece ser que la investigación, del lirio Iris Spuria en España, no se ha desarrollado o por lo menos no se tiene noticias de ello. Si no es un tema de investigación en España, ya se podría incluir en la cartera de investigaciones pendientes.
    Un buen trabajo como todos los de José Ramón Izurriaga.

    ResponderEliminar