AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

miércoles, 27 de febrero de 2019

VERONICA HEDERIFOLIA

Un soleado febrero ha dado marcha a un nuevo ciclo vegetativo
    
 Veronica hederifolia 
Veronica hederifolia




Más de dos semanas llevan pasando las grullas en largas hileras. Hay días que vuelan a tal altura que es más fácil oír sus gruidos que distinguirlas dirigiéndose hacia el norte. Nos decimos que este mes de febrero sería de primavera si la gélida temperatura de las mañanas no nos recordara que estamos en invierno. Los mediodías son tan templados que me invitan a pasear por entre los sembrados. Y es en los ribazos donde observo otro de los detalles que me anuncia un nuevo ciclo vegetativo: han florecido las verónicas, que algún botánico les vio cierto parecido con las hojas de las hiedras (hederifolia).




Veronica hederifolia



De momento no trepan como las hiedras, sino que se extienden por los campos y las cunetas de una extensa zona mundial templada. Crecen, pues, en los campos de Europa, Norte América, Japón o Australia, sin que los océanos o las distancias sean un obstáculo para su difusión y florecimiento antes de la llegada de la primavera astronómica. No podía, por tanto, faltarnos en Navarra esta verónica, donde es frecuente verla en la zona media, pero poco habitual en La Ribera y no aparece en el tercio norte.


Veronica hederifolia




Esta especie de plantas, con sus característicos dos estambres que parecen dos ojos vigilantes, trae de cabeza a los agricultores. Tanto, que no paran en gastos para evitar su desarrollo, asperjando los sembrados con variados herbicidas; si bien, dicho por la Bayer nada menos, podría valer con el solo control mecánico
Así es como nos encontramos con que la investigación fitosanitaria es una de las pocas ramas de la ciencia que dispone de recursos saneados, contando incluso por aquí con apoyo institucional.



Veronica hederifolia









Bien es verdad, que el término fitosanitario, de apariencia naturalista y saludable, es sinónimo de plaguicida y agrotóxico, según la OMS, y que con fitosanitarios se trata de destruir cualquier bicho viviente. 
Luego tocarán a rebato por la alarmante disminución de todo tipo de insectos y se considerará esta silenciosa hecatombe como un efecto colateral inevitable e indeseado. Malezas y malas hierbas, como son consideradas estas verónicas, lo tienen difícil ya hace años; pero aquí las tenemos, por fortuna, un año más para adorno de los caminos, entretenimiento de los paseantes y alimento de abejas y hormigas tempraneras


Veronica hederifolia







Por suerte, los chinos han debido de encontrar valor ecológico a estas verónicas (lástima que mi nulo conocimiento del alfabeto chino no me haya permitido informarme mejor). Lo que me queda claro es que los llamativos pelos tectores algún tipo de función defensiva o de alerta tendrán para que a esta especie de verónica le haya merecido el esfuerzo de desarrollarlos. 
Con todo, quizá la asombrosa pervivencia de esta especie esté en el péptido con que las semillas se han dotado para evitar la actividad de la tripsina de plagas y patógenos.








Más allá del atractivo de las flores, 
las plantas guardan el gancho del secreto de su composición
    
Veronica hederifolia