AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

miércoles, 27 de junio de 2018

SCLERANTHUS PERENNIS


Carmín a precio de oro entre las grietas de las areniscas de la sierra
  
Scleranthus perennis

Scleranthus perennis
Pues sí, para ver de cerca las pequeñas flores de los esclerantos he de sudar subiendo a la sierra y doblar el espinazo; o no hay tu tía. Me esperan los esclerantos entre las areniscas del cordal, hacia el Paso del Oso, y parecen dar razón de su nombre (flores esclerotizadas, endurecidas) al aflorar entre grietas de espacios ásperos y despejados. Con suelo en estas condiciones, ahorrar energía y nutrientes debe de ser lo adecuado, por lo que han optado por ser flores sin pétalos coloristas. Protegen lo esencial de la flor, estambres y pistilo, solo con cinco sépalos verdosos, enmarcados por una franja blanca, gracias a la cual me di cuenta que debían de ser flores; si no, de qué.

Scleranthus perennis



Mi alto punto de vista, pese a mi baja estatura, es bien distinto del que deben tener las hormigas que los polinizan. Este entramado de hojas y flores les tiene que parecer una intrincada selva por la que deben deambular para transportar el polen y fecundar los pistilos, en los que se formarán las semillas que almacenarán en su hormiguero. 
Está visto que los sistemas de previsión ya estaban inventados y programados en los genes de estos pequeños insectos, no así en las cigarras, ni aún en las del ahorrador Disney. ¿Será por eso que hasta se ha investigado los procesos de transferencia de polen que llevan a cabo las hormigas?






Scleranthus perennis
Pero,  no son las hormigas los únicos insectos que se aprovechan de los esclerantos. Hay una especie de chinches que desarrollan  su ciclo vital alrededor de los esclerantos: la cochinilla polaca (Porphyrophora polonica). Son las raíces y las hojas bajo tierra las que alojan y sirven de alimento a las cochinillas en sus fases de desarrollo. Extraña que siendo las cochinillas insectos propios de sitios húmedos, aniden en las raíces de los esclerantos, que se desarrollan entre areniscas, que no se caracterizan por su humedad. ¿No será al revés, que sean las mismas cochinillas las que proporcionen humedad a las raíces durante verano? Si no de qué se iban a dejar colonizar gratis et amore.

Scleranthus perennis
Sea lo que fuere, la simbiosis entre los esclerantos y la cochinilla polaca ha tenido, más que interés naturalístico, interés mercantil. La cochinilla polaca fue empleada para obtener el ácido carmínico empleado como colorante rojo para tejidos y pinturas. Durante el S.XVI llegó a tener precios disparatados y el comercio del color carmesí llevó a la difusión de esta planta en amplios campos de cultivo para obtener las dichosas cochinillas, sobre todo en la Polonia y alrededores; de ahí su nombre
El precio se moderó cuando Hernán Cortés difundió la tintura carmesí que empleaban los aztecas y que obtenían de otra cochinilla en simbiosis con los cactus mexicanos.

Scleranthus perennis

Este colorante, el ácido carmínico, es empleado aún en productos alimenticios con la signatura E-120. ¡Hala! para que luego se diga que los colorantes alimentarios no son naturales ni alimenticios, siempre ¡claro está! que a uno no le impresionen los insectos y menos aún las cochinas cochinillas. 
De aquél fervor por el cultivo de los esclerantos nos queda que en la actualidad prácticamente esta especia de planta sólo florece en Europa (en Navarra es una planta rara) y ha quedado bien alejada de su origen oriental, en australasia


Flora, fauna, cría de insectos, colorantes, cultivos y economía, escondidas en las raíces

Scleranthus perennis

No hay comentarios:

Publicar un comentario