AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

GROENLANDIA DENSA

Una planta de aguas más bien templadas con nombre de tierras heladas
   
Groenlandia densa
Groenlandia densa

Groenlandia, la tierra verde, la tenemos cerca en forma de planta acuática, pero no a orillas del Irati o del Aragón: prefiere las aguas más tranquilas de las charcas del alto de Loiti y lejos de los fríos polares a los que parece aludir su nombre.
Pues, no. El nombre es el reconocimiento a la labor del botánico Johannes Groenland, que vivió a caballo entre su Alemania natal y la Francia laboral, y que tuvo que abandonar como consecuencia de la guerra franco-prusiana. Esta explicación la da el Real Jardín Botánico es su tratado de Flora Ibérica.

Groenlandia densa


Sin embargo, esta explicación me resulta controvertida. La atribución del nombre groenlandia se debe según ese mismo tratado al botánico Jacques Etienne Gay, nacido treinta y ocho años antes que Groenland . Así mismo la descripción de la especie se atribuye a otro botánico, Jules Pierre Fourreau, según publicaban en 1867 los Anales de las Sociedad Linneana de Lyon, cuando aún le quedaban a Groenland más de veinte años de vida en Alemania. 
Se me hace que nombre tan original debió surgir de entre las nieblas del norte y las leyendas groenlandesas.


Groenlandia densa



Dejando estos nominalismos, veo que las charcas de Loiti suelen tener un amplio espacio superficial cubierto por una densa maraña de groenlandias. 
El éxito se puede deber a que se autopoliniza eficazmente tanto fuera como bajo el agua. Y falta le hará, para seguir poniendo el punto verde en las agua interiores Europa y no ver amenazada su pervivencia. Esta amenaza es tan real que hoy día se da por extinguida en Suecia, Finlandia o Lituania, y se nota su recesión en Serbia, Chequia y en el Reino Unido. 



Groenlandia densa

Este proceso no parece relacionado con el aumento de la temperatura, sino con otros factores que alteran el medio acuático, como pueden ser la urbanización de espacios húmedos y la eutrofización de los humedales. Esto último es la paradoja de la abundancia: cuanto más, peor. El exceso de nutrientes, como son el nitrógeno de las deyecciones del ganado, el fósforo por los jabones y el potasio por los abonos minerales, contribuyen a un exceso de algas y plantas que alteran el hábitat de estas otras plantas.
¡Horror! ¡Y en Sangüesa va a comenzar una imponente explotación de sales potásicas!


Groenlandia densa


Así pues, la presencia de la groenlandia en estas charcas es indicativa de aguas más o menos limpias de esos contaminantes que contribuyen a la eutrofización de estos espacios húmedos. Además es un alivio saber que se ha comprobado experimentalmente que la groenlandia cumple una función de descontaminación de metales como el cadmio o, quien lo pensara, el níquel de la monedas. No me parece, con todo,  que estos metales sean abundantes por la zona; de otra manera ya tendríamos las amenaza de otra explotación minera.




Este tupido descontaminador vegetal ni con su nombre me deja frío
  
Groenlandia densa

No hay comentarios:

Publicar un comentario