AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

viernes, 15 de septiembre de 2017

THESIUM HUMIFUSUM

Un nombre divino para tan poquita cosa
     
Thesium humifusum
Thesium humifusum




¡Hay que ser capullo, Teseo
¡Mira que dejar a Ariadna abandonada y mareada en Naxos! 
Ariadna, que le había dado la solución del hilo para salir del laberinto; hilo que aún empleamos al adentrarnos a pelo por las cuevas.
- ¡Sí, hombre! El método del hilo es mucho más eficaz que el de las miguitas de pan de Pulgarcito. ¡Dónde va usted a parar!


Thesium humifusum









Así que no es de extrañar que a esta planta, que por aquí se extiende entre lajas margosas o cuando no, entre ollagas punzantes, a esta planta digo, le endilgaran el nombre del botarate Teseo, Thesium para los botánicos. 
No parece, pues, que disponga por aquí de nombre específico ni en euskera ni en castellano, salvo que por Valladolid la llaman tiñuela, ellos sabrán porqué.



Thesium humifusum











No discuto que Teseo no tuviera su lado divinamente atractivo, no; puesto que entre dioses anda el juego. Así como que, la estampa rastrera (humifusum) de estos thesium, no consiga ocultar el aspecto encantador de sus flores. Pero hay que agacharse y acercarse mucho, pero que mucho, para apreciar que, hasta los más capullos, tienen como los thesium unas flores divinamente atractivas





Thesium humifusum








Este thesium, buen gorrón también como Teseo, es una planta hemiparásita y polífaga, esto es, de buen ver exterior, pero que sus raíces se nutren de hospedantes diversos, sin hacer ascos de quién se ponga a tiro de sus raíces. 
No resulta, por fortuna, especialmente dañino, al entender de los autores del artículo de Flora Ibérica, tal como le ocurrió a Ariadna, cuyo mal de amores le duró poco.



Thesium humifusum







Por lo demás, parece que se siente cómodo en nuestro ambiente y que no ha tratado de gorronear más allá del extremo occidental de Europa, a un lado y a otro de los Pirineos, lejos de la mayoría de sus congéneres, radicados en Sudáfrica o China. La presencia en Gran Bretaña pudiera, incluso, ser anterior al primer Brexit, cuando se aisló del continente por la subida del nivel del mar al final del último período glaciar, hace solo unos diez milenios.





    
Un vividor tranquilo, que no se toma muchas molestias de lucimiento

Thesium humifusum

No hay comentarios:

Publicar un comentario