AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

jueves, 31 de agosto de 2017

VERBENA OFFICINALIS

Una familiar planta medicinal con reparos favorables
      
Verbena offiicinalis 

Verbena offiicinalis 


Nuestra recordada y hacendosa tía Marta, tenía dos devociones: el cíngulo de San Francisco que se lo ceñía con frecuencia, creo que, para flagelar sus exabruptos verbales, y las verbenas, para remedio de todo mal.
- Son mano de santo y ¡ranca de una puñetera vez, Matías! -le increpaba a su marido-. A ver si no, cuándo, ¡cojona!, me vas a traer las putas verbenas -y chapaba las manos como platillos de banda musical-.
El tío Matías, rezongaba cualquier excusa, tomaba la puerta y ¡ale! a recoger verbenas por los alrededores.
La entrañable tía Marta falleció bien cumplidos los ochenta, edad longeva para lo habitual en la familia; ninguno de sus cinco hermanos llegaría a cumplir sus años.  

   


Verbena offiicinalis


A mí, que era un mocoso, se me hacía que las verbenas eran unas plantas, más que milagreras, trapaceras; pues mi adorable amoña María, era partidaria de las pasmobelarras (anagallis arvensis), como remedio infalible. 
Ahora que distingo ambas plantas, me parece que la tía Marta estaba más en lo cierto: las verbenas llevan en el nombre específico su carácter curativo, officinalis (en referencia a las reboticas, las oficinas de la farmacopea). 
Este carácter medicinal de las verbenas ha sido reconocido desde muy antiguo a lo largo y ancho de todo el continente euroasiático, desde el Atlántico al Pacífico, desde Navarra hasta China, nada menos.





Verbena offiicinalis

Son tantas la afecciones en las que se emplean las verbenas que le hacen dudar también al botánico L.M. García Bona de “si realmente es una planta medicinal o es simple consecuencia de la fe que en ella se ha depositado desde siempre”, según leo en su detallada publicación: Navarra. Plantas medicinales. Y es que en la página de las verbenas enumera estos usos: diurético, en afecciones de la piel, reuma, trastornos hepáticos, del bazo, del riñón, astringente, febrífugo, para lavar heridas y llagas, en gargarismos contra las afecciones de boca y garganta, contra la gripe y procesos infecciosos y, así mismo, se preparan cataplasmas calmantes para aliviar los dolores de la artritis, neuralgias, ciática, lumbago y dolores localizados. 
¡Ah! Y con vino, para la anemia, ¡qué menos!



Verbena offiicinalis

Si se dice que cuando el río suena, agua lleva y si son tantos quienes dicen que las verbenas les alivian de tan variadas dolencias, no me queda sino admitir que “algo” tendrán para merecer tan amplio reconocimiento. Ese “algo”, pues, es el que trata de dilucidar hoy día la investigación farmacológica, algunos de cuyos numerosos resultados (3260) me brinda san Google
Ya en el primero que abro y solo en el abstract aparecen estos componentes: β-sitosterol, ácido ursólico, ácido oleanólico, ácido 3-epiursólico, ácido 3-epioleanólico y triterpenoides menores de derivados de ácido ursólico y ácidos oleanólicos; dos glucósidos iridoides, verbenalina y hastatosida, un glucósido fenilpropanoide, verbascosido y β-sitosterol- D -glucósido. 
Necesitaría tres vidas para tener una ligera idea de semejante berenjenal.


Verbena offiicinalis



En ese galimatías bioquímico aparece la verbenalina, que por su nombre debe de ser producto específico de las verbenas. Por ella o por vete a saber cuáles de ellos, las verbenas pueden resultar tóxicas en determinadas situaciones. Sabiéndolo, la industria agro-alimentaria se vale de este efecto tóxico para el control del gorgojo del maíz y en general de otros gorgojos que destruyen el grano almacenado e inducen la conocida como enfermedad del molinero. Según este estudio sobre la acción insecticida de las verbenas, no parece que las concentraciones en forma de polvo o purín difieran significativamente, resultando decisivas para la conservación saneada de los graneros.





Así es que de momento prefiero un talo de maíz a una tortilla de gorgojos

Verbena offiicinalis

2 comentarios:

  1. Jajajaja
    Muy buena Joserra!
    Y mira que a mí me las han recomendado para la sinusitis, igual es por lo que ya comentas de propiedades antisépticas.
    Un saludo muy grande para animarte a continuar con tu blog.

    ODLV

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas risas ¿no serán también un buen remedio para la sinusitis?

      Eliminar