AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

viernes, 3 de julio de 2015

LEONTODON HISPIDUS

Las flores que resultan ser unos pelosos dientes león
  
Leontodon hispidus
Leontodon hispidus





El león estaba ya muy mayor. Por la mañana, le costaba enderezarse sobre sus cuatro patas. No participaba en las cacerías y se bastaba con algún que otro despojo. Además, iba perdiendo los dientes, y esto le ponía mohíno a ratos.








Leontodon hispidus








Pero, si notaba que le faltaba otro diente, sabía que durante la siesta de la tarde sentiría las cosquillas del ratoncito Odón Pérez. Y estando amodorrado, vería como el ratoncito recogería su diente perdido y lo ocultaría en un hoyo que él nunca llegaba a distinguir.  









Leontodon hispidus




Al poco, aparecería el Hada de los Dientes con su corona y su vara mágica destellante. Con gesto solemne tocaría el punto donde se ocultaba su diente y… al instante brotaría una planta con flores amarillas deslumbrantes. Sería su diente de león hecho flor; el leontodon de largos pelos, como los de su melena.






Leontodon hispidus







Así, se despertaba risueño; sin el malhumor que le había producido la pérdida del último diente. Pronto las flores serían semillas plumosas, que volarían llevadas por el viento, y su diente sería muchos dientes de león. No tardaría en ver que los humanos aparecían a llevarse sus pelosos dientes de león para tratar trastornos renales y como eficaz antiinflamatorio.







Leontodon hispidus



    

No le molestaba que se llevaran sus flores, pero a veces les rugía como enfurruñado cuando se acordaba de que estaban borrando la capa de ozono. Según le había dicho en una ocasión su ratoncito, quien resultaba ser además un gran sabio, sin esa capa invisible, a sus amarillos y resplandecientes dientes de león se les cerraban los estomas y lo pasaban mal








El no entendía nada; era solo un viejo león,
pero le creía y volvía a quedarse amodorrado
   
Leontodon hispidus

No hay comentarios:

Publicar un comentario