AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

lunes, 15 de diciembre de 2014

CAMPANULA GLOMERATA

Campanas, su eco y colorido, se siente por los campos de verano a Navidad

Campanula glomerata
Campanula glomerata




Campanas y Navidad: campanas en los crismas, en los colgantes del abeto, llevadas por los ángeles de los nacimientos, en las coronas de las puertas, en las manos de Santa Claus, en las iluminarias de las calles o cantadas y sonoras en los villancicos…‟campanitas que vais repicando”. 
Campanula glomerata











No es por Navidad, sino en verano, cuando las campanillas atraen el interés del paseante. La primera vez que vi esta especie fue en el collado del Illón, hacia San Quirico. Hasta entonces las campanillas que había visto salían solitarias o en espiga; las de Bigüézal estaban juntas, en ramillete (glomerata).  Luego, ya las he visto por aquí: en el pinar de El Castellón y en Leyre, oyendo el repique del monasterio.

Campanula glomerata






Estas campanillas no suelen ser abundantes; los grupos suelen estar dispersos y con pocas plantas. Este fenómeno ha sido objeto de estudio en varias regiones alemanas, para ver si está amenazada su pervivencia por factores genéticos. Parece que la disminución de ejemplares se debe sobre todo a reducción de los espacios que le son habituales por el cambio de usos de esos lugares. Así que han tenido que emigrar hasta el Yeniséi y el Lena en el Ártico. Y no tan al norte, en Mongolia, es una de las plantas propuestas para la regeneración del suelo.

Campanula glomerata


Con todo, las campanillas ya se habían ocupado de asegurarse la supervivencia evitando la degeneración genética: primero se procuraron la polinización cruzada y sólo como último recurso, a la autopolinización. Para esto las anteras del polen maduran antes que el estilo, protandría, y se quedan a menor altura que la boca del estilo. De esta forma, en la primera fase, el polen sólo llega al estigma por medio de los insectos, sobre todo las abejas. Como último recurso, a las campanillas les queda la propagación por rizomas, que al paso que vamos con las abejas lo van a tener muy en cuenta.
     
Campanula glomerata


Entre los componentes de esta campanilla me sorprende que figure el látex. No me había fijado en que lo tuviera, como sí lo había visto, y por descuido saboreado, en las euforbias o en el diente de león. 
La composición del látex depende de la planta que lo secreta y que le sirve para cicatrizar los cortes y… a nosotros, para tener gomas impermeables. 




Pues, sí; el látex blanco en contacto con el aire se coagula y se transforma en una sustancia flexible y transparente. ¡Ah! Pero el tiempo de coagulación depende de su composición: doce horas, veinte minutos o sólo dos segundos, como en el caso de la glometa. Así es como ni te da tiempo a percibirlo.

Campanula glomerata
Campana sobre campana  y sobre mis hombros un impermeable que escurra las gotas de lluvia

No hay comentarios:

Publicar un comentario