AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

lunes, 3 de agosto de 2015

RORIPPA SYLVESTRIS

Un discreto berro de flores amarillas se hace invasor fuera de su hábitat
    
Rorippa sylvestris
Rorippa sylvestris


En estos días calurosos de verano, los cascajares de las orillas del Irati son un buen punto de acceso a sus aguas frescas. A la sombra de los alisos, chopos o fresnos de la ribera se puede pasar una mañana agradable y de paso ver como el berro amarillo extiende sus hojas sobre los chingos con los que probamos nuestra habilidad para hacerlos rebotar sobre la corriente. Las pequeñas flores amarillas y los frutos alargados, insertos en el eje, destacan sobre las hojas divididas que en forma de radios se extienden sobre los cascajos.





Rorippa sylvestris
  


Parece ser que el nombre rorippa es de origen sajón, sin que se llegue a explicar su origen o significado. Se sabe que aparece mencionado sucesivamente en listados de flora realizados por Gesner en Zurich, Chemnitius en Brusnvigan o Scopoli en Carniola, hasta que Linneo lo reservó para este género de plantas, en la que están incluidos los berros de agua, de flores blancas y hojas similares y que crecen con frecuencia dentro del cauce de corrientes de agua.






Rorippa sylvestris



Esta especie, sylvestris, es propia de la Eurasia templada y así es como crece por aquí a las orillas algunos ríos: en el Arga en su curso medio y en el Irati en su curso bajo, según el Atlas de la Flora del Pirineo. Algunas de estas fotos están tomadas en la orilla izquierda del Aragón, donde confluye con el Irati. Por aquí, no parece proliferar, pese no sufrir por las crecidas que sí afectan al desarrollo de otras plantas. Según los resultados de varios 
estudios, soporta los caudales irregulares que pueden anegarla temporalmente y volver a florecer la próxima temporada, como otros berros.
Rorippa sylvestris






En Suecia, USA, Argentina o Nueva Zelanda, se considera una planta alóctona (foránea) e invasora. En esas regiones (se constató su presencia en Pensilvania en 1818), invade pastos, zonas húmedas, jardines o huertas y resulta difícil su erradicación una vez instalada; son más eficaces labores preventivas que la aplicación de herbicidas, una vez establecida. Esto no debe de ocurrir en los lugares de donde es originaria, en los que no he encontrado alusiones a su difusión malévola.
Rorippa sylvestris







Donde actúa como invasora, dificulta el crecimiento de plantas bulbosas o de hortalizas porque sus componentes fitoquímicos resultan ser alelopáticos para variedades hortícolas alimentarias, como las lechugas. Con estos indicios la industria fitosanitaria ha investigado qué componentes bioquímicos de esta especie de berros pueden resultar ser herbicidas eficaces para otras malezas. Sin necesidad de ellos, ha sido la propia evolución quien ha inventado la forma de controlar el desarrollo vegetativo sin inversiones millonarias.




       
Una vez más, los ecosistemas se adelantan a los herbicidas, sin necesidad de patentes
    
Rorippa sylvestris

No hay comentarios:

Publicar un comentario