AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

jueves, 6 de febrero de 2014

BUGLOSSOIDES ARVENSIS

La delicadeza, la dureza y la supervivencia… desde la prehistoria

Buglosoides arvensis
Buglosoides arvensis


Las lluvias de estos días les están viniendo bien a los sembrados y de paso a las plantas silvestres de los campos. Una de las muchas plantas arvenses, que espero ver floridas en primavera, es esta planta, de diminutas flores blancas. Entonces, sorteando los cascajos del terreno, tratará de abrirse a la luz del día bajo los olivos o entre las cebadas de Aspra.


Buglosoides arvensis


El nombre, buglosoides, (de aspecto de lengua de buey) parece referirse a la apariencia áspera de las hojas. Aunque más que ásperas, parecen disponer de largos pelos y es discutible que la lengua de los bueyes sea peluda. Se sabe que el nombre en latín se lo inventó el botánico alemán August Bachman en 1690. Este Augusto estaba tan a gusto con sus conocimientos de latín que se tradujo su mismo apellido: de Bachman pasó a Rivinus, es decir, Del Río, en castizo


Buglosoides arvensis




Estas florecitas de aspecto delicado producen unas semillas duras como piedras, lithospermum, nombre con el que también se han designado a estas plantas. 
Y dureza van a necesitar para sobrevivir a la acción fulminante de los herbicidas. Es lo que tiene la porfía de las plantas anuales por sobrevivir, que aparecen cada año a beneficio de la Bayer y demás empresas del sector.







Buglosoides arvensis


Pero también, esto de la anualidad resulta ventajoso: para cuando las fumigan, ya han se han sembrado las semillas de la próxima temporada. Su ciclo vital no sigue el destructivo lema: “Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver”, de la película de Nicholas Ray
Para nuestro disfrute, volveremos a ver las florecitas en la próxima primavera. También puede ocurrir que se queden ocultas, pero para sorpresa de los arqueólogos que las encuentran en Armenia, o que advierten que con ellas en la prehistoria se hacían collares en Lorca.


Buglosoides arvensis




Aparte de este uso estético, y del diurético de la medicina casera, no parecía tener el bublosoides otra utilidad. Pero últimamente se ha visto que, por su relación con el omega 3es de interés dietético. Así que no es de extrañar que las empresas del sector hayan ampliado el negocio al aceite extraído de sus semillas




   

Si no hay mal que por bien no venga, a algunos les sale doblado

Buglosoides arvensis

No hay comentarios:

Publicar un comentario