AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

lunes, 20 de mayo de 2013

ANTIRRHINUM MAJUS


Los dragones… de boca cerrada, en los que sí que entran… ¡abejorros!

Antirrhinum majus
Antirrhinum majus

Como ocurre en todo lo viviente, también entre los dragones hay variedad de especies. Así pues, unos son ardientes, o guerreros, o de bestiario: los de boca abierta y otros, en cambio, son de boca cerrada. Éstos son unos dragones coloristas, vegetativos, sin cola, que sólo tienen boca y, por si las moscas, la tienen cerrada



Antirrhinum majus







A estas flores, las bocas de dragón, los botánicos les han puesto un nombre estridente: Antirrhinum majus. Lo de majus, majo o mayor, está conforme con su aspecto, pero lo de antirrhinum me suena a arranque de moto y a rinoceronte. ¡Qué le vamos a hacer! Hubo a quien le pareció que tenía forma de nariz o de hocico y como en griego se decía así, así se ha quedado. 
Dragón parece más imaginativo.

Antirrhinum majus









Esta forma curiosa de la flor ha interesado a los investigadores en la evolución de las plantas. Con esta planta se empezó a estudiar la aparición de flores con simetría bilateral. Se estima que se pasó de la simetría radial a esta forma retorcida por reducción de un radio y adaptación de las formas de los demás elementos de la flor. Y toda esta deformación, ¿para qué? 

Antirrhinum majus








Al parecer, antes que nosotros, algunas plantas se enteraron de que en el campo había abejorros peludos y les dio por deformarse para que les visitaran estos zumbones insectos. Con estas visitas se procuraban la variedad genética por medio de la polinización cruzada
¡Caramba, pues ya es saber para ser una planta que ni se mueve ni piensa, digo yo! 





Antirrhinum majus







Y como no basta con una figura de hocico para atraer a los abejorros; hay que perfumarse y colorearse. Se han analizado dos subespecies frecuentes en el pueblo: las de color magenta y las amarillas. Se ha visto que, además del color, difieren en sus componentes aromáticos, que son más abundantes en las oscuras. Sobre las piedras que arrancan en la cantera florecen, sobre todo, las de color magenta; y las amarillas, entre otros lugares, junto a la tapia de casa, hasta que el celo del alguacil “limpia” la calle. 




¡Pero, qué es eso de que una planta crezca en cualquier lugar y que no dé ni el trabajo de regarla! 

Antirrhinum majus

lunes, 6 de mayo de 2013

TULIPA SYLVESTRIS


Once no son una docena, ni aun siendo los tulipanes de la burbuja

Tulipa sylvestris
Tulipa sylvestris



La semana pasada he vuelto al punto donde florecen los tulipanes silvestres. He podido volver a sorprenderme con su colorido gracias a que tengo ese punto marcado en el GPS
No los he llegado a ver en ningún otro lugar del pueblo. 





Tulipa sylvestris


El martes cogí la cámara y el bastón para poder subir por la pendiente de El Castellón. 
¡Ahí estaban! 
Fue hace dos años que, perdido entre las ringleras de pinos, llegué a ese punto. Me parecía increíble que hubiera tulipanes en aquella pendiente; pero, las flores que veía tenían su aspecto, aunque eran de menor tamaño de los que vemos en los jardines.



Tulipa sylvestris


Esta vez se me ocurrió contarlos. Uno, dos… hasta once. Faltaba uno para la docena. ¡Bueno, qué le vamos a hacer! Ahora ya tengo, además de su localización, su cantidad. 
Como el sitio es de difícil acceso, espero ver florecida muchos años esta docenica escasa de tulipanes.




Tulipa sylvestris


Tengo leído que los tulipanes no han tenido aplicaciones culinarias ni farmacéuticas; sólo usos jardineros. 
Aunque asocio los tulipanes con Holanda, son originarios de las estepas de Asia Central y su nombre viene de la palabra turca tulipa, turbante. 
¡Hay que ser ingenioso para desarrollar la agricultura sobre la belleza vegetal y a precios desorbitados (burbuja del tulipán de 1637)!¡Ah, y ahora el turismo,  pero bajo el nivel del mar y bien lejos de la meseta de Pamir! 


Tulipa sylvestris







Estos tulipanes silvestres han despertado el interés de los aficionados a la flora, quienes han creado en Francia una asociación para su estudio, conservación y difusión. 
En Dinamarca y Suecia están protegidos y en Valencia y Murcia, son plantas de especial interés. 
¡Son tan delicados y piden tan poco!