AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

martes, 23 de abril de 2013

SPERGULARIA RUBRA

La salte o la pise en las aceras, tendré el elixir de la eterna juventud a mis pies

Spergularia rubra
Spergularia rubra
¡Ya está la vegetación en ebullición!. 
En los campos, las cebadas se ondulan, los pámpanos revientan en las vides, las orquídeas se yerguen entre la hierba, asoman flores hasta por debajo de las piedras. Y en las calles, me sorprendo al ver entre los adoquines y las grietas del pavimento una malla verde con puntitos  rosados (rubra). Es la espergularia, que como su nombre indica, se esparce, se propaga sobre el suelo de cemento.
Spergularia rubra



Suele pasar desapercibida, pero por unos días hace mullido el paso por las aceras. Esa manchita verde será una maraña de color marrón claro a finales de junio y aún echará alguna que otra florecilla. Se secará en el verano y las semillitas serán polvo hasta que en la próxima primavera la veamos florecer. 
¡Ojalá pase inadvertida al celo escardador del alguacil y nos deje disfrutar de esta “mala hierba” un par de meses!
Spergularia rubra




Esta plantita, como mucho de lo pequeño, tiene amplia difusión por el planeta. He visto que se localiza en Paquistán, Chile, Canadá, Nueva Zelanda o en Chequia; incluso en Siberia se han encontrado semillas fosilizadas. En todos esos lugares florece en ambientes tan difíciles como el nuestro. 




Spergularia rubra



Quizá sea su empleo tradicional como diurético lo que ha llevado a los científicos a analizar sus numerosos componentes
Su análisis ha conducido a hallazgos valiosos para la industria farmacéutica y alimentaria. Algunos de sus componentes pueden incidir en la reducción del exceso de azúcar (hiperglucemia); otros ayudan al sistema nervioso al envío de señales nerviosas correctas y otros, en fin, limitan la actividad de los radicales libres, los que aceleran el envejecimiento.

¡Pues, eso! ¡Que tenemos a nuestros pies el elixir de la eterna juventud y florecido!

Spergularia rubra

lunes, 15 de abril de 2013

MUSCARI NEGLECTUM

Los dedicos de dios, unos abiertos y otros no

Muscari neglectum
Muscari neglectum
Desde las últimas semanas de marzo y por cualquier parte del pueblo se ven florecidas estas plantas bulbosas de flores moradas y hojas acanaldas. Las he encontrado bajo los almendros en flor de Las Barrancas, entre los olivos de El Soto, asomando de las aguas crecidas del Aragón y hasta en el patio de casa.

Muscari neglectum















Aquí se las conoce con el nombre de “los dedicos de dios”. Quizá, a alguien se le debieron quedar los dedos morados por los fríos del invierno y se acordó del hacedor al sentir los picores de los sabañones. En otros lugares los llaman “nazarenos”, como corresponde al color de la Semana Santa y al de los nazarenos que procesionan durante esos días.

Muscari neglectum
Muscari neglectum


De estos dedicos de dios, los inferiores son fértiles y abiertos hacia el suelo; los superiores, por contra, son cerrados y estériles. Los fértiles están abiertos para que haya polinización cruzada, puesto que la maduración de los estambres y pistilos no se da al mismo tiempo. Necesitan que les visiten insectos y haya intercambio de polen con otras flores. El atractivo que ejercen sobre los insectos favorece que también éstos visiten los frutales del entorno que, como los almendros, tienen este tipo de polinización.



Muscari neglectum
No hay acuerdo en el significado del nombre latino, quizá por sus discutidos orígenes griegos. Para unos, muscari hacer referencia al almizcle, olor de connotaciones afrodisíacas hasta para las mosquitas o las mariposas. 
Para otros, su origen está en la palabra griega muscarion, racimo, por el parecido de la forma arracimada de la inflorescencia morada.
Neglectum: dominado, descuidado, sin vecinos, insignificante, inobservable, pasado por alto. Está visto que la etimología se las trae.

¡Y qué!, si resulta tan agradable pasear viendo el colorido que dan a los campos al comienzo de la primavera estos racimicos o dedicos de dios. 

Muscari neglectum